La política de construcción masiva de viviendas en grandes promociones se da generalmente en países con momentos de desarrollo económico fuerte y de gran demanda de viviendas sociales para suplir las carencias recurrentes del gran crecimiento demográfico y del migratorio a las ciudades y para combatir la diseminación de la infravivienda como solución de residencia.

La existencia de una fuerte carencia de viviendas ha conllevado, por tanto, a la necesidad de respuestas efectivas y rápidas en términos cuantitativos para dar cabida a esas demandas en cortos plazos de tiempo.

Si tomamos como ejemplo Brasil, históricamente en un primer momento, la construcción de los primeros conjuntos habitacionales estuvo hecha con base en la tipología de viviendas unifamiliares, debido a:

  • la gran disponibilidad de suelo y
  • esta tipología conservaba una mayor relación con la concepción de casa propia de la población a que se destinaba.

 
La implantación de viviendas unifamiliares en barriadas, se hacía a traves de la ocupación de espacios horizontales organizados y desde la percepción de necesidad de pequeños espacios libres.

En general no se reservan en esta primera etapa áreas para el uso institucional o de servicios, por no exigir la legislación vigente y por la imposibilidad de obtener recursos financiados.

Siguiendo con Brasil, en el caso del municipio de São Paulo por ejemplo, además de la predominancia de desarrollos de grandes dimensiones en otros municipios limítrofes, se pueden encontrar algunas promociones donde el número de viviendas unifamiliares construidas alcanza proporciones de verdaderas ciudades.

La estandarización se extiende desde la fijación de plantas tipo para la producción de viviendas unifamiliares, hasta el establecimiento de las distintas posibilidades de agrupaciones previamente establecidas para los edificios multifamiliares tipo.

En la periferia distante sólo se construyen casas unifamiliares, debido a la reducción de costes por terrenos baratos, y de la repetición de tipologías y de los materiales de construcción empleados.

El cambio de clientela y de escala de las promociones, que han repercutido principalmente en la producción de viviendas sociales en São Paulo, a partir de 1975, conllevaron la necesidad de un desarrollo de nuevas tecnologías de construcción, principalmente de la prefabricación y, también, del uso de nuevos materiales con el objetivo de abaratar los costes.

Es en ese sentido donde el concepto de vivienda industrializada que construye OBOX adquiere su máximo sentido. El sistema de construcción OBOX permite la implantación masiva de vivienda unifamiliar (o de vivienda en altura también) en sustitución de la vivienda precaria.

 
Las imágenes que encabezan este artículo corresponden a soluciones para Panamá, Honduras, Sudáfrica y Guinea.