Una bóveda es una estructura arqueada que cumple una función: cubrir un espacio entre dos apoyos para así poder formar el techo o la cubierta de un edificio.

Si hay algo que aporta encanto, majestuosidad y elegancia a un espacio amplio es un techo abovedado; por ejemplo, cuando uno tiene la suerte de contar con una casa antigua será viable que una de las estancias haya mantenido la bóveda a lo largo de los años.

Bóveda cocina

Pero lo habitual es que uno decida de motu propio elaborar un techo en bóveda por mero capricho artístico o por diversos motivos decorativos, como ganar luz y diafanidad, aprovechar al máximo ciertas zonas muertas de la pared o esconder la electrificación de todo el piso sin tener que recurrir al clásico pladur blanco.

Los nuevos materiales surgidos en el siglo XX consiguen crear bóvedas de acero y hormigón que sirven como soportes, como marcos, de paneles de cristal.

Pero porque no construir una vivienda de hormigón que traiga ya los espacios abovedados desde su diseño inicial?. Se pueden incorporar estos conceptos espaciales de bóveda de una forma barata a traves de las soluciones industrializadas de construcción de viviendas.

Bóveda Obox

Otros beneficios importantísimos nacen de que la arquitectura también debe ocuparse del equipamiento interno de los edificios y sus instalaciones. En las últimas décadas se han inventado complejos sistemas de acondicionamiento, instalaciones eléctricas y sanitarias, prevención de incendios, iluminación artificial, elementos de circulación (como pasillos, escaleras mecánicas o ascensores hidráulicos).

En este contexto, la solución modular OBOX integra la solución abovedada como fórmula de escape de los módulos parecidos a contenedores y aporta una solución que resuelve de una forma fácil, sencilla, flexible y de muy bajo coste a la hora de resolver cualquier tipo de instalación ( eléctrica, comunicaciones, de agua, sanitaria, climatización, etc) a traves de la cámara registrable que queda entre módulos cuando se apilan en altura o en una única altura.

Elementos de la bóveda

Las partes que componen una bóveda son prácticamente las mismas que componen un arco, aunque de la bóveda no se puede olvidar ni su muro frontal, pues es el que cierra la propia bóveda en sus partes abiertas o frentes.

Una bóveda es una obra de forma curvada, que sirve para cubrir el espacio comprendido entre dos muros o una serie de pilares alineados. Es una estructura muy apropiada para cubrir espacios arquitectónicos amplios con piezas pequeñas.

Tanto en las antiguas bóvedas como en las modernas la solicitación predominante en sus elementos es de compresión. Sus tensiones se asemejan a las de un arco, o un conjunto de arcos conformando una superficie.

Construcción

Cuando los materiales se disponen en vertical y todas las cargas trabajan a compresión, la estructura es bastante estable, como en el caso de los muros. El mayor problema aparece al cubrir un espacio creado entre dos muros.

Las dos soluciones básicas son el sistema adintelado (compuesto por columnas, pilares y dinteles o vigas) y el sistema abovedado (a base de pilares, muros, arcos y bóvedas o sus derivadas, las cúpulas).