Centros Comerciales, Hoteles, Oficinas, Mercados

Ya explicamos en anteriores publicaciones del blog la aplicación de sistemas de construcción modular industrializada a viviendas en altura, a viviendas unifamiliares y a edificios de servicio público como colegios y hospitales.

Vamos a comentar hoy un poco sobre la aplicación de estos nuevos procesos constructivos industriales en el ámbito del sector terciario, tales como centros comerciales, hoteles, oficinas y mercados.

Es en este tipo de edificios donde las mayores ventajas de la industrialización salen a relucir. Una vez cerrado el diseño global del edificio de acuerdo a su uso especifico, al número de usuarios o clientes, y la zona de instalación del mismo, su descomposición en unidades repetitivas, módulos, es en sí mismo un despiece que permitirá una eficiencia máxima a lo largo de todo su proceso constructivo.
El proyecto de un edificio dedicado a los servicios hecho en base a una técnica de construcción industrializada deberá buscar siempre la racionalidad técnica en la construcción, con el aprovechamiento de toda la superficie posible de forma flexible. Particularmente el aprovechamiento máximo del espacio disponible en un centro comercial o en unas oficinas es algo absolutamente esencial en su dinámica de negocio inmobiliario. Otro factor derivado de la racionalidad técnica en el sector terciario es buscar la máxima eficiencia energética de los edificios.
En un sistema de construcción como el de OBOX, para hacer edificios modulares industrializados es obligatorio que la estructura busca los objetivos de crear el máximo espacio útil y de limitar tan poco como se pueda las compartimentaciones posteriores. La fachada, preferiblemente de módulo relativamente reducido, ha de permitir una libre disposición de los tabiques.

Las instalaciones se resolverán planteando unos núcleos (pasos de cables, tubos y conductos) verticales comunes, claros y accesibles, que permitan su revisión, reforma y sustitución, así como cualquier otra operación de mantenimiento. Los pavimentos y los suelos y techos registrables serán las soluciones que permitirán el tendido de las instalaciones de cables, tubos y conductos según las necesidades de cada ocupante.

Factores Económicos

Todo el mundo parece estar de acuerdo en que el coste de la construcción es desorbitado en relación a otros productos con los que convivimos todos los días.

La construcción de edificios dedicados a los servicios está tremendamente afectada por este carácter de coste tan elevado, en particular porque afecta a sus cuentas en los márgenes de explotación.

Por tanto, es esencial que los proyectistas contemplen la viabilidad operativa durante las primeras etapas del desarrollo del producto y que asuman la responsabilidad del cálculo del coste del ciclo de vida.

  1. Coste en fase proyecto
  2. Coste en fase construcción
  3. Coste en fase de operación y mantenimiento
  4. Coste en fase de deconstrucción

Una Propuesta: la Industrialización Sostenible

Por lo tanto se puede constatar la necesidad de un nuevo contexto técnico y productivo en el que se debe desarrollar la construcción industrializada, con la finalidad de sugerir las acciones que impulsen la mejora de sus resultados finales.

  • Hay que reducir el coste económico
  • Hay que reducir el coste energético
  • Hay que reducir el coste social

Estas son las premisas fundamentales en la generación del sistema industrializado de construcción modular OBOX.